Buscar
  • Elkin Centeno Cardona

En qué consiste la orden de captura con circular roja y con circular azul


La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), integrada por 190 naciones de todo el mundo, emite alertas internacionales, por pedido judicial de un determinado país, que permiten a la policía de los miembros compartir información crítica relacionada con actividades criminales.

Mediante estas circulares, los integrantes de la organización colaboran entre sí con el objetivo de obtener detalles fundamentales sobre diversos crímenes o apresar a los culpables. En otras palabras, la Interpol puede participar en el desarrollo de una investigación criminal por solicitud de alguna parte interesada.

Las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional, así como diversos Tribunales Penales, se valen de estas notificaciones cuando les urge ubicar a individuos responsables de crímenes ocurridos dentro de su jurisdicción. Algunas de estas faltan son genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad, entre otros.

Las circulares de Interpol

Las circulares de la Interpol se representan con diferentes colores, dependiendo del fin que se persiga. Se cuentan, por ejemplo, la amarilla, cuando se intenta localizar a personas desaparecidas; la negra, poder identificar a personas fallecidas de manera positiva; y la naranja, con la que se alerta a distintos organismos con respecto a delitos, materiales peligrosos y hechos que comprometan la seguridad pública.

Asimismo, la Interpol emite una notificación verde, como una advertencia sobre algún delincuente que probablemente replique su conducta en otras naciones; una morada, para brindar información sobre modus operandi, objetos, dispositivos y métodos de ocultamiento empleados por delincuentes; y una especial, difundida para personas y entidades sujetas a sanciones de la ONU.

Dentro de esta variedad, vale destacar las circulares roja y azul. La primera indica una orden de captura que persigue la detención o arresto preventivo de criminales con miras a la extradición, mientras que la segunda tiene la misión de recabar información de personas o actividades relacionadas con un asunto penal.

La circular roja

Las notificaciones rojas de la Interpol no son una orden de captura internacional. Se basan en una decisión judicial, emanada de una jurisdicción nacional, que dictamine el arresto de individuos involucrados de hechos delictivos.

En este caso, la policía internacional tiene la misión de cooperar con la policía del país solicitante a fin de detener a tales personas para su posterior extradición.

La Secretaría General es la encargada de difundir una alerta roja, luego de la solicitud hecha por un país miembro o un tribunal internacional, tomando como base una orden de arresto nacional legal. Cuando se emite una circular de este tipo, la policía internacional procede a localizar y retener preventivamente a las personas requeridas.

No obstante, se debe aclarar que la Interpol no tiene la capacidad de obligar a ninguna nación a detener a un individuo incluido en notificación roja. Quedará a juicio del país miembro decidir el valor legal que adquiere la circular en su territorio soberano.

La circular azul

Por su parte, la circular azul de la Interpol es emitida cuando algún miembro de la organización requiere asistencia internacional para ubicar a un sospechoso de conducta criminal, identificar a los relacionados con un crimen, encontrar testigos y otras personas relacionadas con delincuentes.

A diferencia de la notificación roja, la azul puede difundirse sin que se hayan presentado cargos criminales formalmente, sino que tienen la función de contribuir en el desarrollo de una investigación.

Este tipo de alertas por lo general se enfocan en personas de identidad conocida o desconocida, con la finalidad de que sean localizadas o identificadas y puedan rendir declaraciones en el caso del cual son sospechosas.

La Interpol busca con el sistema de alertas internacionales construir un mundo más seguro a través del trabajo mancomunado y colaborativo de las policías de todas las naciones.


5 vistas

 

estrategiaspenales@gmail.com

304 631 2060

Medellín, Colombia